Con nostalgia y alegría Pamela Bonilla Erique nos cuenta que su madre Lorena Patricia Erique Pineda, de 44 años,quien padece de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) este 15 de agosto de 2019 cumple dos años ocho meses en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Teófilo Dávila.

 

La ELA es una enfermedad degenerativa muscular, se va perdiendo masa muscular y teniendo dificultades para caminar, en algunos casos para hablar y para tragar.

 

“Siento que fuimos muy afortunados al contar con excelentes médicos y personal de enfermería de UCI, quienes supieron guiarme, me enseñaron a afrontar la realidad de una enfermedad sin cura paso a paso”, comentó Bonilla.

 

 

Pamela,  nos cuenta que su madre primero ingreso a la sala de emergencia, luego paso por aislamiento, cuidados intermedios, clínica y finalmente a la UCI, donde ingreso el 15 de diciembre 2016.

 

“Como familia ha sido bien complicado el permanecer durante dos años y ocho meses dentro del hospital. Gracias a Dios nos hemos encontrado con grandes profesionales humanistas sobre todo, quienes nos han ayudado a sobrellevar la enfermedad de nuestra madre, quien necesita una persona que esté pendiente las 24 horas al día porque ella no puede moverse. Ella esta consiente, su cuerpo siente pero no puede moverse”, nos explica Bonilla.

 

La usuaria nos dice que su madre ha venido de procedimiento en procedimiento, lo que ha sido muy difícil para la familia. Pero agradecen el profesionalismo del personal de UCI, por comprender, por su humanismo para brindarle la ayuda que necesita su madre.

 

“Con el pasar de los días mi madre ha hecho una familia en UCI e incluso cuando un profesional se va de vacaciones ella se pone triste, son todas estas cosas que nosotros agradecemos de esta institución que mantiene con vida y en buenas condiciones a nuestra madre”, dice Bonilla.

 

 

Pamela comenta que entre 4 familiares se turnan para poder acompañar a su madre dentro del hospital. Desde hace dos años pasan navidad y fin de año en el hospital.

 

Bonilla, agradeció el apoyo del intensivista Euclides Briones y de parte de las autoridades del Hospital Teófilo Dávila, quienes siempre han tratado de brindar la mejor atención a su madre.

 

Uno de los anhelos de Pamela y su familia es poder llevar a su madre a casa, para lo cual se realizan algunas gestiones para adecuar su hogar y comprar equipos biomédicos que le permitan estar en comodidad con su familia.

 

“Es la voluntad de mi madre ir a casa y eso tratamos de hacerlo”, dijo Pamela, quien a través de señas se comunica con su madre.

 

Euclides Briones, responsable de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Teófilo Dávila señaló que si los familiares de la paciente logran adecuar un lugar en su casa y obtener los equipos biomédicos que ella necesita por la complejidad de su enfermedad si se le podría dar el alta.

 

“Hemos podido brindarle una atención de calidad a la paciente con Esclerosis Lateral Amiotrófica, por ello nuestro objetivo es ofrecer los cuidados paliativos en la comodidad de su hogar. Ese es el deseo tanto de la paciente como de sus familiares de poder tenerla en casa y por ello estamos realizando las gestiones necesarias para poder darle esa satisfacción”, dijo Briones.

 

Cada cierto tiempo a la paciente se le da un paseo por el patio de la institución, con el objetivo de brindar una UCI humanizada y poder liberar del stress a la paciente que lleva dos años y ocho meses hospitalizada, este proceso se lo denomina “Paseos que Curan”, el cual se lo realiza con la paciente que sufre de Esclerosis Lateral Amiotrófica.

 

Responsable: Lcdo. Andrés Quevedo

Gestión de Comunicación Hospital Teófilo Dávila

Blue Flower