El Ministerio de Salud Pública (MSP) al ser el ente rector de las políticas públicas de salud a escala nacional, tiene como objetivos: evitar las muertes por SIDA, prevenir nuevas infecciones por VIH en las poblaciones expuestas, intensificar la prevención del VIH en adolescentes, jóvenes y mujeres en el marco de la salud sexual y reproductiva; entre otros, que buscan mejorar la calidad de vida de la población con VIH.

 

Es por ello, que en la zona 7 existen tres Unidades de Atención Integral del VIH-Sida, una de ellas ubicada en el Hospital Teófilo Dávila de Machala. “Cerca de 1300 personas reciben tratamiento integral a través del equipo multidisciplinario integrado por: infectología, medicina interna, ginecología, pediatría y psicología”, indicó, Mayra Valdiviezo, responsable de la Clínica del VIH/SIDA del HTD.

 

Los pacientes son captados a través de las diferentes unidades operativas de la provincia que ofertan el tamizaje de VIH. En caso de ser positivos, son derivados al Hospital Teófilo Dávila para los exámenes de confirmación y reciban el tratamiento adecuado.

 

Victor Lanchi, médico internista, indicó que es importante detectar un caso de VIH oportunamente para que reciba el tratamiento y el caso no progrese a fase  SIDA. De ahí, la importancia que acudan a los centros de salud. 

 

Para recordar el Día Mundial del VIH/SIDA, personal del Hospital Teófilo Dávila realizó una capacitación al personal médico y se entregó material informativo en las salas de espera.

 

 

#ActivadosPorLaSalud

#COVID19

 

 

 

El pasado 24 de noviembre, de 2020, 50 internos rotativos de medicina recibieron la inducción para su internado, de un año, dentro del Hospital General Teófilo Dávila de Machala. El internado rotativo, es parte de la formación de los futuros médicos establecido por las instituciones del sistema de educación superior, que tiene como objetivo aplicar y profundizar los conocimientos, habilidades y destrezas, proporcionadas a las y los estudiantes en los 10 primeros niveles de la carrera.

 

Entre los temas que se impartieron en la inducción están: Normas de bioseguridad, Uso adecuado de prendas de protección y Técnicas de Asepsia y Antisepsia Quirúrgica.

 

Laury Rojas, gerente (e) del Hospital Teófilo Dávila recibió a los futuros médicos a quienes invitó a seguir mejorando dentro de la rama de la medicina, para llegar a la excelencia fruto de la preparación y el trabajo constante.

 

Además, los internos  recibieron la inducción por parte de profesionales de las diferentes áreas donde prestaran sus servicios, en temas como: Generalidades del Internado, Código de Ética, Reglamento Interno, Manejo de historia clínica, Reglamento y elaboración de recetas, laboratorio clínico, toma y transporte de muestra, Transfusión sanguínea y hemocomponentes, Donante voluntario, Salud Comunitaria, Aislamiento Hospitalario, entre otros.

 

Ellos rotarán por las diferentes áreas del Hospital Teófilo Dávila como: Pediatría, Cirugía, Neonatología, Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), Gineco-Obstetricia, Oftalmología, Emergencia, Traumatología, emergencia, entre otras áreas.

 

30 internos pertenecen a la Universidad Católica de Cuenca, 13 a la Universidad particular de Loja (UTPL) y 7 de la Universidad Técnica de Machala (UTMACH).

 

 

#ActivadosPorLaSalud

#COVID19

 

Alrededor de 100 pacientes que integran el Club de Parkinson del Hospital Teófilo Dávila de Machala, reciben terapias de rehabilitación neurológica y otros beneficios por parte del servicio de medicina física y rehabilitación. Cada semana, se dividen en grupos de 10 personas, cumpliendo el distanciamiento social para prevenir el contagio de la COVID-19.

 

“Trabajamos en equilibrio, fortalecimiento y marcha. Las terapias son beneficiosas ya que pueden mantener su independencia en la vida diaria y así la enfermedad no vaya ganando terreno”, dijo Laura Correa, fisiatra del Hospital.

 

Además, se les proporciona terapias de lenguaje, física y ocupacional y cuando es necesario son valorados en el área de fonoaudiología y neurología. Para la rehabilitación, se cuenta con discos de coordinación o vaivén, escalera sueca, pelotas de bobath, escalera de dedo, cama magnética, bicicleta estática, banco de cuádriceps y ruedas de hombro.

 

Colombia Cervantes, de 67 años, quien tiene hace 5 años esta enfermedad, resaltó la labor del Ministerio de Salud Pública, por el tratamiento que recibe. “Sentía que las piernas me flaqueaban y temblaban, pero con los ejercicios y paciencia de los médicos me siento mucho mejor porque puedo caminar sin problema para hacer mis quehaceres”, narró la mujer.

 

#ActivadosPorLaSalud

#COVID19

 

Blue Flower